El último concierto de los Beatles: Candlestick Park

El último concierto de los Beatles: Candlestick Park

En medio de un ambiente muy caldeado contra los Fab Four

Cerró la tercera gira de los Beatles por Norteamérica

El 29 de agosto de 1966 se produjo un hecho que, aunque en aquél momento nadie era consciente de ello, cambiaría el rumbo de la historia de la música para siempre. Ese día se vivió el último concierto de los Beatles.

Sí, ya sé… los Beatles dieron su último concierto en 1969 en la azotea de Apple en Londres. Pero hoy os quería hablar del último concierto ‘de verdad’. Un concierto en un estadio (¿repleto?), con un escenario y miles de fans gritando hasta casi perder la consciencia. Y ése tuvo lugar en San Francisco. Más concretamente en Candlestick Park, el 29 de agosto de 1966 y fue el que cerró la tercera gira de los Fab Four por Norteamérica. Twitea éste post   compártelo en Facebook 

 

Una fecha con varias coincidencias

Y con esta misma fecha de finales de verano existen varias coincidencias. Es curioso que ese mismo día justo un año antes, los Beatles dieron uno de los conciertos más recordados de la banda y también uno de los pocos que quedó registrado en un disco. Fue el 29 de agosto de 1965 en el famoso Hollywood Bowl de Los Ángeles.

También resulta una gran coincidencia con que justo en esa fecha, pero siete años antes (en 1959) fue la primera vez que tocaron juntos ante el público tres muchachos llamados John Lennon, Paul McCartney y George Harrison. En aquél entonces, se hacían llamar The Quarrymen y, a pesar de que todavía no tenían batería, Pete Best ya tenía cierta importancia y relación con ellos. Y es que el concierto tuvo lugar en The Casbah Coffee Club, que era un local en el sótano de la casa de la madre de Pete, Mona Best. Al concierto asistieron alrededor de 300 adolescentes que pagaron 15 chelines por verles. 

Pero volviendo a 1966 y a Candlestick Park, aquél lunes 29 de agosto fue un día de esos de final de verano en los que el calor y la playa ya parecen un lejano recuerdo. Casi se podría decir que hacía frio. Aunque probablemente, ese no fue el motivo de que Candlestick Park no se llenara hasta los topes, como había sido habitual en los conciertos de los Beatles.

 

«El concierto de los Beatles en Candlestick Park el 29 de agosto de 1966, fue el que cerró la tercera gira de los Fab Four por Norteamérica y el que puso fin a los conciertos (y giras) de la banda».

WillyRock

 

Algo más de media entrada

De las 42.500 localidades que disponía el estadio del equipo de béisbol de los Giants de San Francisco, sólo se vendieron 25.000. Algo que nos puede parecer increíble a cualquiera de nosotros que daríamos cualquier cosa por poder haber asistido a un concierto de los Beatles.

Pero el asunto tenía una explicación bastante clarificadora y que nada tenía que ver con el termómetro. Unos días antes, el 13 de agosto de 1966, la emisora de radio KLUE de Longview (Texas), organizó una hoguera publica para quemar discos de los Beatles. Todo fue organizado como (indignada) respuesta a la la frase que había dicho John Lennon en una entrevista publicada en el London Evening Standard. En ella se reflejaba una afirmación de John que, aunque paso casi desapercibida en el Reino Unido, levantó ampollas en Estados Unidos: «Somos más populares que Jesucristo».

La radio hizo un llamamiento masivo para que todos los que tuvieran discos, objetos o recuerdos de los Beatles, fueran a quemarlos en la hoguera. Incluso el Ku Klux Klan tomó partido amenazando a los Beatles. 

Así que los ánimos no estaban muy de cara en aquellos momentos y los Beatles eran considerados como ‘personas no gratas’ por muchos norteamericanos. Incluso hubo algunos jóvenes que se quedaron sin ir al concierto debido a la prohibición de sus padres, a pesar de tener comprada la entrada.

 

 

11 canciones en poco más de 30 minutos

Finalmente, con unos entusiasmados 25.000 fans en las gradas, el concierto tuvo lugar. Para calentar al personal, a las 20:00 varias bandas se fueron subiendo al escenario.  The Remains, Bobby Hebb, The Cyrkle y The Ronettes fueron los elegidos en aquella ocasión. 

Por fin, al filo de las 21:30 los Beatles aparecieron sobre el escenario de Candlestick Park. Para la ocasión, y en l amisma línea qu een toda la gira, habían preparado un setlist compuesto por 11 canciones que duraría algo más de 30 minutos. Entre los ensordecedores gritos d elos (sobretodo las) fans, los Beatles abrieron el concierto con ‘Rock and Roll Music’. Siguieron con ‘She’s a Woman’, ‘If I Needed Someone’, ‘Day Tripper’, ‘Baby’s in Black’, ‘I Feel Fine’, ‘Yesterday’, ‘I Wanna Be Your Man’, ‘Nowhere Man’ y ‘Paperback Writer’. Y para terminar eligieron otra versión igual que para el comienzo, ‘Long Tall Sally’.

Es curioso que no tocaran ninguna canción de su último y reciente álbum, ‘Revolver’. Aunque, entre el deficiente equipo de sonido con el que contaban en aquella época y los gritos de las chicas allí congregadas, es muy probable que nadie escuchara prácticamente ninguna canción de las que tocaron.

 

 

Casi se canceló la gira

El periodista y escritor Ivor Davis, estaba cubriendo el evento para el periódico London Daily Express. Davis llegó a tener una cercana relación con los Beatles y más tarde escribiría el libro ‘The Beatles and me on tour’. En él contaba algunos detalles del concierto y la gira: «Aquella fue la peor de las tres. En 1964 fue tremendamente exitosa y la del año siguiente también. Pero en 1966 no querían viajar a Estados Unidos. Estaban preocupados. John Lennon había dicho que los Beatles eran más populares que Jesús y ese comentario generó mucho enfado. Como resultado, los Beatles recibieron amenazas de muerte. Brian Epstein, su manager, llegó a pensar en cancelarla. Pero era un hombre de palabra y decidió seguir adelante con su última gira norteamericana«.

Aludiendo a los problemas habituales que se encontraban los Beatles en los conciertos, Davis recordaba: «Para empezar nunca podían escucharse a sí mismos. Muchas veces se perdían en medio de una canción. Le pasó a Ringo, que ya no sabía cuál estaban tocando. John me comentó en aquel entonces que nadie iba a los conciertos a escuchar a Los Beatles, sólo querían verlos«.

También habló sobre la calidad de los equipos en general y en Candlestick Park en particular: «Durante las giras, la calidad del equipamiento era terrible, parecía un concierto amateur. Los Beatles tenían dos personas que llevaban los amplificadores y la mayoría de los estadios en los que tocaban no estaban preparados para música. La calidad en Candlestick Park era terrible«. 

 

«John Lennon había dicho que los Beatles eran más populares que Jesús y ese comentario generó un ambiente muy hostil hacia los Beatles, que llegaron a recibir amenazas de muerte».

WillyRock

 

La decisión de dejar las giras ya estaba tomada

Todos los allí presentes no tenían ni idea de que ése sería el último concierto de los Beatles. Pero ellos tenían la decisión tomada hacía tiempo. Un detalle que evidencia esto, es que John y Paul subieron al escenario con una cámara de fotos que colocaron sobre un amplificador para hacerse unas fotos con el público detrás

Su anterior episodio en Filipinas y el malentendido con Imelda Marcos, debido al cual tuvieron que salir casi ‘huyendo’, fue otro de los detonantes para tomar la decisión de dejar los conciertos.

Davis confirmaba esta decisión: «Ellos ya sabían que era el fin de la gira y la única diferencia con los otros conciertos fue que hablaron entre ellos un poco más entre canciones e hicieron comentarios divertidos en el escenario. La realidad es que ya estaban cansados de las giras y querían irse a trabajar al estudio para hacer música, buenos discos y material de calidad, en lugar de seguir participando en lo que se había convertido en un circo».

Tras terminar ‘Long Tall Sally’, los Beatles se subieron rápidamente a un furgón blindado que había cerca del escenario y que les sacó de allí. Dejando atrás los gritos de las fans que se hicieron eco en el cielo de San Francisco.

 

 

Un hecho que cambiaría la historia de la música

Candlestick Park significó el fin de las giras y los conciertos en vivo de los Beatles. Fue el último acto de la Beatlemanía y el fin a toda la locura que se había generado a su alrededor.

Pero como decía al principio del artículo, este sería un hecho que cambiaría el rumbo de la historia de la música para siempre. Porque, a cambio de dejar los conciertos y las giras, los Beatles se metieron en el estudio a hacer lo que realmente mejor sabían hacer, crear música. Y gracias a este ‘encierro’ vieron la luz algunas de las obras más importantes de los Beatles, del rock y de la historia de la música en general. Como lo son sus obras maestras, ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ (1967), ‘The White Album’ (1968) o ‘Abbey Road’ (1969).

Si te ha gustado este post (El último concierto de los Beatles: Candlestick Park), por favor, no olvides compartirlo.  Twitea éste post   compártelo en Facebook 

¡Muchas gracias!

Willyrock

The Last Gig, Candlestick Park 1966 ©️ The Beatles